jueves, 9 de octubre de 2014

MACK BOLAN Y SHERLOCK HOLMES: “THE EXECUTIONER” EN EL MUNDO DE BAKER STREET

(Publicado originalmente en el anterior emplazamiento del blog Cuaderno de bitácora del Matilda Briggs, el 19 de febrero de 2010).


 "Para estar realmente vivo, tienes que estar preparado para morir por algo. Peor aún, hay veces en que tienes que estar deseando matar por algo. Yo estoy tan preparado para morir como deseando matar".
Mack Bolan

 
Muy poco se dicho en nuestro idioma acerca de este extraordinario individuo, descendiente de toda una generación de luchadores contra el crimen, y cuya existencia le pasó desaperciba (¿o quizás no?) al Padre de la Mitografía Creativa moderna, Philip José Farmer.

Y es que estamos hablando de Mack Samuel Bolan, "Master Sergeant" del Ejército de los Estados Unidos de América durante la infame Guerra de Vietnam, y conductor de una implacable guerra contra el crimen organizado y la Mafia desde comienzos del año 1969 hasta prácticamente 1980.

 
Mack Bolan, llamado "The Executioner" (El Ejecutor o El Verdugo) por su principal cronista, el fallecido Don Pendleton (1929-1995), comenzó su cruzada contra la Cosa Nostra en todas sus formas y variantes cuando su familia murió por culpa de las presiones de los elementos mafiosos de Pittsfield (Massachusetts): Samuel Bolan, trabajador del acero, sufrió un accidente laboral que dejó a su familia en una situación económica muy precaria, de modo que hubo de recurrir a un prestamista de la Mafia. Cuando Bolan Sr. no pudo pagar uno de los plazos del préstamo, los matones le dislocaron un brazo, y lo amenazaron con tomar medidas aún más expeditivas. Cindy, la hija del señor Bolan se ofreció a pagar a los acreedores con el mísero sueldo que conseguía en un trabajo que realizaba después de sus estudios, pero la ambición de los mafiosos la llevó a convertirse en prostituta. Johnny Bolan, hermano pequeño de Mack, descubrió el secreto de su hermana, y obviamente, el señor Samuel Bolan acabó por enterarse. La reacción de Bolan Sr. fue absolutamente inesperada y desmedida: para acabar con la situación, tomó una Smith&Wesson del .45, mató a su hija y a su esposa, y después se suicidó.

El joven Johnny se puso en contacto con su hermano Mack, que abandonó el escenario bélico en Vietnam para regresar de inmediato a los Estados Unidos, donde se encontró con toda una tragedia humana.

 
El hombre que, a pesar de su humanidad y de su inclinación para salvar civiles del país enemigo se había ganado el apodo de "The Executioner" gracias a su marca de más de 90 muertos en combate (se había convertido en un experto en todo tipo de habilidad militar, y era uno de los más valorados francotiradores del ejército), decidió emprender no una venganza, sino una guerra particular contra un cáncer que ya llevaba demasiado tiempo carcomiendo las entrañas no sólo de su país, sino también del resto del mundo: la Mafia. (Curiosamente, Bolan también era conocido en Vietnam por otro apodo, "Sargent Mercy", por la ayuda prestada a aquellos que necesitaban ayuda. Aunque quizá fuera un mote irónico, claro...)

Como él mismo aseguraba:

"Contra este enemigo, sólo una estrategia parece funcionar: Yo".

***

 
Don Pendleton era un "paperback writer" (escritor de novelas baratas) americano, que había publicado a mediados de la década de 1960 algunas obras sobre sexualidad, que en realidad eran libritos de pornografía encubierta -¿o quizá se trataba pornografía que en realidad eran libros sobre sexualidad encubierta?-; entre sus títulos encontramos la sugerentes novelas Frame Up (Fresno, California, Vega, 1960), The Insatiables (New York, Pinnacle, 1967), The Sex Goddess (New York, Pinnacle, 1967), Madame Murder (New York, Pinnacle, 1967), The Sexy Saints (San Diego, California, PEC, 1967), The Hot One (San Diego, California, PEC, 1967), todas ellas escritas bajo el pseudónimo de Stephen Gregory... además de los "ensayos" How to Achieve Sexual Ecstasy, The Sexually Insatiable Female, Hypnosis and the Sexual Life, Religion and the Sexual Life, Society and the Sexual Life, Sex and the Supernatural, ESP and the Sex Mystic, Dialogues on Human Sexuality, Secret Sex Desires, The Sexuality Gap, e Hypnosis and the Free Female. Todo un experto en el tema, como podemos ver.

 
En 1968, Pendleton, veterano de la guerra de Corea, no estaba muy contento con el recibimiento que los hippies y los pacifistas (he leído en alguna parte la expresión "peacenicks") estaban dando a los muchachos del ejército a su vuelta de Vietnam: no sólo eran vilipendiados e insultados por participar en un conflicto a todas luces injusto, sino que incluso se había llegado a la agresión contra aquellos pobres chicos. El escritor comprendía la llamada "Disciplina del Guerrero", y las cuestiones políticas le traían al fresco. Sencillamente, no le gustaba que el pueblo americano maltratara a sus soldados, sobre todo después de que hubieran librado una guerra que nadie quería.

Y Don Pendleton, a su manera, se convirtió en justiciero.

 
Su esposa, Linda Pendleton, asegura que esta situación fue la génesis de Mack Bolan, aunque nosotros intuimos que en realidad, el señor Pendleton entró en contacto con el Ejecutor en 1968, año en el que Bolan debió comenzar su campaña contra la Mafia.

Pinnacle Books acogió la primera novela sobre The Executioner, titulada War Against the Mafia y publicada en 1969, y poco después apareció una continuación. Y después otra. Y otra. Y otra más.

 
Mack Bolan no sólo era un nuevo tipo de héroe americano, sino que también era un filón. Esto tuvo diversas consecuencias:

 
Por una parte, la publicación de las hazañas del Ejecutor dio pie a toda una caterva de imitaciones (dentro y fuera del papel impreso y la pantalla), con nombres como Remo Williams "The Destroyer", The Butcher, Narc, The Death Merchant, The Penetrator (no es broma), Kill Squad, The Sharpshooter... Sin duda alguna, el alumno aventajado de Mack Bolan fue Frank "The Punisher" Castle, y el otro contemporáneo que nació casi al tiempo que The Executioner fue el célebre Dirty Harry, conocido como Harry el Sucio.

 
Por otra parte, Don Pendleton quiso recibir un beneficio mayor de su trabajo, y se vio en la obligación de demandar a Pinnacle Books. Y ganó su demanda. (Ojalá alguien le presentara el abogado de Pendleton a Alan Moore... pero en cualquier caso, Pinnacle no es DC Comics, claro).

 
El resultado fue que, durante el brevísimo intervalo judicial, se publicó una novela (la número 16, titulada Sicilian Slaughter) del Ejecutor escrita por un tal Jim Peterson, un pseudónimo de algún autor de la casa, y en el siguiente volumen, Pendleton regresó al redil con un porcentaje de beneficios que le permitía comprar alguna que otra piscina nueva.

La última novela de Don Pendleton se publicó en 1980, llevaba el título Satan's Sabbath, y cerraba el ciclo que los aficionados bolanianos llaman "The Mob Wars" (Las Guerras de la Mafia).

A partir de este punto, las cosas se vuelven un poco extrañas... El autor licenció la franquicia Bolan y la vendió al grupo editorial Harlequin -aquí conocido por las novelas rosas-, que continuó las aventuras del Verdugo utilizando a autores de la casa: la lista de estos escritores cuenta con unas setenta firmas (nada más y nada menos), en la que se incluyen los nombres de pasticheros como Will Murray o Nick Pollotta.

¿Por qué tantos autores?, se preguntará el lector.

 
Pues, amigos, esto se debe a que la serie The Executioner sigue publicándose actualmente... y cuenta con unos cuantos spin-offs, como Mack Bolan, Super Bolan, Stony Man, Phoenix Force y Able Team. Un auténtico disparate que suma MÁS DE 670 NOVELAS DEL UNIVERSO BOLAN, lo que desintegra por completo los récords establecidos en la Golden Age del pulp, con títulos como The Shadow de Street & Smith.

 
Pendleton cerró su trato con Harlequin y se quedó en la editorial como "asesor" de las novelas de Bolan, que desde entonces aparecen en cubierta con su nombre como creador, aunque el nombre del auténtico autor aparece en el interior.

 
O dicho de otro, al señor Pendleton le trajo muy al fresco que una organización gubernamental clandestina, denominada Stony Man, "fichara" a Bolan para realizar misiones encubiertas contra el terrorismo, el KGB, y cualquier otro enemigo de los Estados Unidos de América. Stony Man parece relacionada con otro grupo denominado en nuestro idioma "La Fundación para la Ley y el Orden" -que acogió a un policía moribundo llamado Michael Long y le proporcionó una nueva identidad y un arma experimental en forma de vehículo (un automóvil robot de color negro)-, y con el grupo militar para el que trabajó un equipo de veteranos de Vietnam -acusados de un crimen que no habían cometido, por cierto- que actuaban como mercenarios dentro del territorio de los Estados Unidos: de hecho, parece que el general Hunt Stockwell (conocido en otra época como el agente secreto Napoleón Solo, de la agencia U.N.C.L.E. o C.I.P.O.L.) es uno y el mismo que Hal Brognola, el responsable de Stony Man.

 
Aún diremos más, sospechamos que The Able Team (compuesto por otros tres veteranos del mencionado conflicto asiático y compañeros de Bolan) y The A-Team (comandado por el coronel John "Hannibal" Smith), al que nos referíamos unas líneas más arriba cuando hablábamos del general Stockwell, bien podrían ser dos nombres ficticios para un equipo muy real...

 
***

Para comprender bien el fenómeno social que supuso Mack Bolan en el mundo estadounidense, sugiero que le echen un vistazo al único documento audiovisual que se conserva acerca de la CONVENCIÓN MACK BOLAN de 1985, celebrada en San Francisco. Aquí podrán apreciar de qué estamos hablando, verán (y oirán) al difunto Don Pendleton, y comprenderán qué clase de público se sentía (y siente) identificado con el Ejecutor.

Para que sirva de ejemplo, diremos que uno de los aficionados a Bolan define de este modo tan expresivo la serie de Pendleton: "Books with BALLS!!!!!" (¡Libros con PELOTAS!)

 

*** 

 
Todo lo dicho confirma el hecho de que Mack Bolan fue el precursor e inspirador de los "héroes machotes" que conocemos desde hace años, y a Don Pendleton se le considera el padre de la "action adventure", pues él mismo acuñó ese término.

Lo que nos lleva preguntarnos, ¿por qué una serie de novelas de tanto éxito jamás ha visto la luz en España?

 
Curiosamente, sí que existe una traducción al castellano de las primeras novelas de The Executioner: se trata de la serie que el traductor Osvaldo J. Blanco tituló El Verdugo, y que publicó la editorial norteamericana Fiesta Publishing Corp, situada en Miami (Florida), para el público de habla hispana en los Estados Unidos. La genérica colección donde se incluyó esta serie (junto con The Destroyer y The Death Merchant, por cierto) tenía el curioso nombre de Colección Compadre...

Pero más allá de Fiesta y su Compadre, la nada absoluta...

 
***

A estas alturas, el paciente lector de este Cuaderno de Bitácora del "Matilda Briggs" se estará preguntando: "¿Y qué demonios tiene que ver este mata-mafiosos con el Maestro de Baker Street?"

Bien, amigos, pues algo hay.

 
Confieso que comencé a investigar a este personaje hace poco, pues en mis manos había caído hace algunos años un ejemplar del número 24 de la serie original, Canadian Crisis, y no lo he leído hasta hace muy poco (y con bastante placer, por cierto). La atmósfera pulp se respira en cada una de las páginas de un relato que recuerda (retroactivamente) al Punisher de Garth Ennis, y que tiene mucho de las ya mencionadas novelas de La Sombra (Bolan es un descendiente de Kent Allard, o Lamont Cranston, como quisiera llamarse en realidad ese endemoniado justiciero, siempre tan alegre...)

 
Y resulta que el amplio mundo de la novela popular tiende, por alguna extraña ley gravitatoria, a reencontrarse con sus orígenes.

 
Mientras consultaba la bibliografía oficial del difunto señor Don Pendleton, que además de las novelas de Bolan, también había escrito sobre el detective privado Joe Copp y el detective psíquico Ashton Ford, di con un punto absolutamente discordante (al menos eso me pareció) en la trayectoria profesional del autor: Pendleton había escrito la introducción a la edición de la neoyorquina editorial Ballantine Books de The Hound of the Baskervilles en 1975. Aquel no era un dato del todo insólito, pero sí lo bastante interesante como para tirar del hilo. ¿Qué había escrito Don Pendleton acerca de la intervención del Maestro en el asunto de Baskerville Hall? ¿Proponía una tesis sobre la actuación de Holmes en los páramos de Grimpen comparada con la guerra de guerrillas? ¿Quizá una loa al espíritu castrense de Watson? ¿Un aplauso para el horrible final de Stapleton? ¿Echaba de menos los helicópteros de combate en la novela?

 

La respuesta es mucho más sorprendente, y nos la brinda un blog realizado desde Brooklyn (New York), Bully Says: Comics Oughta Be Fun!, en una entrada de enero de 2008, donde el bueno de Bully nos habla nada menos que sobre el escritor humorístico inglés P.G. Wodehouse, conocido por su holmesiano personaje, el mayordomo Jeeves, en relación con Sherlock Holmes: Bully explica que en 1975, Ballantine Books editó una caja con una incompleta colección del Canon, y cada volumen contaba con el prólogo de un autor de renombre: Ed McBain hablaba en A Study in Scarlet acerca de las diferencias de procedimiento policial entre Lestrade y Gregson, y sus propios personajes; Ellery Queen hablaba en The Adventures of Sherlock Holmes acerca de su encuentro con Sherlock Holmes (recordemos que Ellery también es un detective); The Memoirs of Sherlock Holmes contaba con el guionista televisivo Joe Gores (también detective, pero en la vida real; The Return of Sherlock Holmes tenía a Nicholas Meyer (recién lanzado a la fama gracias a The Seven-Per-Cent Solution) como prologuista; The Sign of Four daba pie a las humoradas de Wodehouse (que volvía al tópico de "Sherlock Holmes y Moriarty eran uno y el mismo")...

Y claro, "The Hound..." era para Don Pendleton.

¿Y qué nos cuenta Bully acerca de este prólogo? Muy poquito, pues sólo dice:

 "El Sabueso de los Baskerville tiene un prólogo de Don Pendleton, que hace colaborar a su personaje de acción y aventura Mack Bolan (predecesor de Frank Castle) con Holmes en una mini-historia corta".

 ¡Un pastiche del Verdugo y Sherlock Holmes! ¡Nada más y nada menos...!

En estos momentos, sólo espero poder hacerme con un ejemplar de la edición Ballantine de El Sabueso de los Baskerville, para saber qué escribió Pendleton. Pues por el momento, sólo podemos especular. De modo que aquí les ofrecemos




CARNICERÍA EN EL "MATILDA BRIGGS"
Un relato del Maestro y el Ejecutor
Escrito por Alberto López Aroca



El último tripulante vivo del Matilda Briggs se arrojó a los pies del hombre vestido de negro y comenzó a farfullar algo entre lágrimas.

-Diría que es vietnamita -comentó el decrépito anciano que se hallaba detrás de Mack Bolan. Una apestosa vaharada de humo negro llegó hasta las fosas nasales del Ejecutor. No le gustaba el aroma de aquella mezcla de tabaco para pipa.

-Sí -dijo Bolan-. Está pidiendo clemencia.

-¿Y se la concederá? -dijo el viejo a sus espaldas-. Creo que hubo un tiempo en que a usted se le conocía como "Sargento Piedad", ¿verdad, señor Bolan?

El Ejecutor arrojó a un lado la Big Thunder descargada y sacó la Beretta del cinturón. Incluso se entretuvo en quitarle el silenciador mientras el asiático lloraba y le manchaba las botas de mocos.

-Por lo que sé de usted -dijo Bolan-, creo le gustaría que entregáramos este montón de estiércol a las autoridades.

-Es una opción -respondió el anciano.

-Y en cuanto tenga una oportunidad, el bastardo volverá a arrojar mujeres y niños a las ratas en la bodega de un barco igual que éste.

-No podemos descartar esa posibilidad, señor Bolan -dijo el viejo.

-Admito que si no hubiera sido por su ayuda, jamás habría encontrado este nido de piratas y traficantes...

-Eso también es cierto. ¡Y nada menos que en Massachusetts, en plena civilización norteamericana!

-Pero aún no entiendo cómo ha adivinado que el cargamento entraría por este puerto, y no a través de New York.

-Yo nunca adivino ni supongo, señor Bolan. Es un hábito pernicioso para la mente deductiva. Las evidencias estaban ahí, para cualquiera que no se limitara a mirar, y observara  con detenimiento ciertos detalles: La carta al bufete de abogados Morrison, Morrison & Dodd tenía un matasellos muy claro, amigo mío. Y ese hombre con el que usted "conversó"... ése que perdió parte de su dentadura, sí, ya sabe a quién me refiero... no sólo habló de un cargamento de armas y de las monstruosas ratas de la bodega, sino que mencionó el nombre francés de una taberna que se encuentra ahí mismo, al otro lado del muelle... No era difícil atar los cabos... Pero el resto ya lo sabe usted, ¿verdad?

Mack Bolan asintió. El viejo era, en verdad, un tipo muy listo. Quizá el más listo que jamás hubiera conocido.

-Pero yo no soy quién para conceder clemencia -dijo Bolan, y apuntó con la Beretta a la cabeza del pirata vietnamita-. Yo no soy el juez. Soy la sentencia. Soy el Ejecutor.

El anciano se acercó a Bolan, le puso una mano en el hombro y a continuación echó un vistazo a la carnicería que los rodeaba: En la cubierta del Matilda Briggs, un barco procedente de Sumatra y recién llegado a los Estados Unidos de América con un cargamento de armas, había toda una colección de orientales acribillados, acuchillados, desmembrados... Una orgía de sangre perpetrada por el hombre vestido de negro.

Y sí, también había dos italoamericanos pertenecientes a un clan mafioso de Massachusetts. Los mismos que habían dado órdenes estrictas respecto al comportamiento de las esclavas y los niños capturados por los piratas: "A engordar ratas cuando se desmanden", habían dicho.

-Y yo no soy ningún blandengue -replicó el viejo-. Termine de una vez, señor Bolan, y marchémonos de aquí.

Mack Bolan apretó el gatillo.

Los pasos de los dos hombres, serenos y calmados, resonaron por la pasarela hasta el muelle. Allí se separaron, y prosiguieron caminos si no opuestos, al menos muy distintos.

 Dedicado con respeto a la memoria de Don Pendleton... y a todas la víctimas (culpables, sin duda) del Ejecutor.


(Ilustración original de Rafa Garcés para este relato) 

***

 

A modo de colofón, les sugiero que visiten un espacio de la página oficial de Artistas Americanos, donde podrán ver más trabajos de Gil cohen, el ilustrador original de la serie de Mack Bolan, en http://www.americanartarchives.com/cohen.htm.

 


COMENTARIOS ORIGINALES:

José Luís González

José Luís González dijo

Enhorabuena por el placer que proporciona leer sus entradas. Doble felicitación, pues en estos tiempos que corren, en que la corrección política lo invade todo; no tiene reparos en que los "bienpensantes" puedan dedicarle calificativos como el de fascista por dedicar un artículo a personajes como The Executioner o The Punisher. Por cierto, considero la etapa de Garth Ennis como la definitiva del personaje.
No coincido al ciento por ciento con usted al incluir al inspector Harry Calahan en la lista de personajes en la onda de Bolan, pero esto no es motivo para una discusión entre caballeros. Yo incluiría en la relación al personaje que interpreta Charles Bronson en la saga cinematográfica "Death Wish", cuyo origen, creo recordar, también es literario.
Ya que menciona a John "Hannibal" Smith y al equipo A, mencionar un par de datos sobre mitología creativa: investigadores del universo de Wold Newton otorgan la paternidad de Smith a Sir Denis Nayland Smith, némesis de Fu Manchu, y a Fah Lo Sue, la hija del pérfido oriental.
Vease el artículo "Who`s going to take over the world when I`m gone?" de Win Scott Eckert, recopilado en el volumen sobre el universo de Wold Newton "Myths for the modern age".
Saludos y reiteradas felicitaciones


WOLFVILLE

WOLFVILLE dijo

Definitivamente el señor Frank Castle le debe mucho a este "ejecutador" -él y todos los justicieros fascistoides que tanto nos gustan XD-, y lo último que me esperaba era verlo junto al detective de Baker Street. Desde luego éste no era un mindundi, eso esta claro. No es tan raro imaginárselo socializando con estas bestias pardas de más allá de la ley (y menos con un relato tan breve pero intenso como el adjuntado).
Saludos!

Quatermain

Quatermain dijo

¡Maldita sea! Ahora no me queda más remedio que bucear por Amazon, Ebay y demás antros de perdición literaria en busca de ejemplares de esta interesante saga. Como si no tuviera ya suficientes libros pendientes de conseguir...

Birdy Edwards

Birdy Edwards dijo

Buen artículo y curioso encuentro en el Matilda, no tenía conocimiento de la existencia de tan distinguido caballerete. Estoy de acuerdo con lo dicho más arriba, el bueno de Harry aunque tenga puntos en común, tal vez este en otra onda. Si que estaría en esa onda Punisher, por cierto que la etapa de Ennis es la mejor. Saludos

sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Gracias por las felicitaciones, amigo José Luis.
Lo de la corrección política tiene tela; recuerdo a un librero de viejo que me miraba con cara de susto mientras cargaba una carretilla con novelas del Coyote. El caballero me dijo: “¡Pero si era la lectura favorita de Franco!”, a lo que tuve que responder, “Pues al menos en algo tenía buen gusto”. Es cierto que, por lo que se deja ver en el vídeo de esta entrada, los aficionados americanos a The Executioner tienen toda la pinta de pertenecer a grupos paramilitares, y no es difícil imaginar que todos ellos tienen en sus casas unos búnkeres preciosos por si estalla la III Guerra Mundial… Lo cual no debería ser óbice para disfrutar de las novelas de Pendleton sin que eso lo convierta a uno en un defensor de Reagan. Sin duda, es una mala idea identificar las ficciones con ideologías políticas, aunque eso acabe siendo algo inevitable.
Lo de Harry el Sucio no es tanto por que Callahan y Bolan se parezcan, sino porque ambos son prototipos del “héroe machote”, y surgieron a la vez en el tiempo. Ciertamente, no son exactamente el mismo tipo de personaje (si los comparamos, Harry sería políticamente correcto…)
Garth Ennis es uno de los mejores escritores vivos, y su Punisher es, definitivamente, el mejor tebeo de la primera década del 2000. No se puede hacer mejor, y curiosamente, será difícil encontrar una obra más abiertamente anti-fascista que esta. Curioso, ¿verdad?
Lo de “Death Wish” y su origen literario no lo conozco. No dudes en informarnos, por favor.
Con respecto a John Smith y su Equipo A, conozco el artículo, pues estaba disponible online (junto con otros muchos) hace años, aunque parece que al haberlo publicado en papel, el señor Eckert decidió retirarlo. Por si a alguien le interesa, que contacte conmigo y le envío el texto. En dicho artículo se relaciona a Hannibal Smith con Sir Dennis… que a su vez estaría emparentado con Sherlock Holmes, al igual que otros individuos que circulan por las obras de Conan Doyle, como John Vansittart Smith y algún otro.
De hecho, ahora que lo pienso, quizá haya algún artículo mitográfico-creativo woldnewtoniano acerca de Mack Bolan… Hmmm, tengo que investigarlo.

Amigo Wolfville: Sí, yo tampoco creo que el Maestro fuera un pisaverde.
Amigo Quatermain: La llevamos clara para encontrar ejemplares de los de Pendleton, me temo... La cosa está complicada.
Señor Pajarraco: Ya he expresado unas líneas más arriba mi opinión sobre Ennis en general, y su Punisher en particular.
Saludos a todos y mis mejores deseos,
Alberto López Aroca


Luis Miguez

Luis Miguez dijo

No lo voy a decir por fastidiar, pero querido Alberto, sus afirmaciones sobre Ennis y su Punisher me parecen "de fan". Por lo demás es un tebeo que tiene cosas geniales y curiosamente lo recordaba hace poco. Ennis creo que tiene horrorosos vicios por un lado y buen oficio narrativo, aparte de bastantes buenas ideas por otro, y ahí me quedo por ahora.
Por lo demás ya sabía yo que era usted capaz de enlazar a Sherlock Holmes con el equipo A. Esto es desmesurado... Y gran idea los micropastiches...

sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Ennis es el único guionista vivo que se acerca a las excelencias de Alan Moore. En cuanto a calidad, digo.
No soy fan del Punisher, sino de Ennis.


Cadvalon

Cadvalon dijo

Muy interesante el artículo ciertamente. En la página de Wold Newton hay varias referencias al personaje pero creo que ningún artículo completo (es una pena por cierto lo abandonada que anda la página de actualizaciones desde que sus principales impulsores cobran por escribir) le conviertenen hijo de Richard Wenworth (The Spider) y Nita Van Sloan y le hacen nacer en 1945, aunque en este caso personalmente creo que es una vinculación demasido especulativa (y más teniendo en cuenta lo que se dice de la familia de Bolan en este artículo)
Yo personalmente no soy gran fan de Ennis, coloco por encima suyo a muchos guionistas que me resultan mucho más interesantes: Morrison, Ellis, Busiek, Johns, el señor Gaiman (retirado vale de escribir comics, pero vivo y coleando)... Ennis es para mi un chiste, verde, del que ya me he cansado, eso si admito no haber leído su punisher, tras leer el horror que era el Hitman...
P.D. ¿Te llego el mensaje que mande con mi "identidad secreta" con lo del artículo sobre el Baritsu?

sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Amigo Cadvalon:
Sí, me llegó el mensaje del artículo sobre el Baritsu; disculpe la falta de respuesta. Pensaba que lo había enlazado de alguna forma en alguna parte.

Lamento que no haya leído el Punisher de Ennis, es su obra grande, mejor que su Predicador, con diferencia, además. En mi opinión, está por encima de Johns y Busiek y Ellis (que a mi modo de ver, sí que repite el mismo chiste, y su mejor obra es Planetary). Morrison es un Maestro, y Gaiman empieza a tocarme las narices (aunque supongo que también es un Maestro). Estos dos últimos autores llevan años y años explotando un par de registros que Alan Moore se inventó en la época de The Swamp Thing... Pero en fin, no tengo intención de meterme en estos menesteres tebeísticos, porque en el fondo, todos sabemos apreciar las cosas buenas cuando las leemos.
Y a veces, también las malas.

El Hitman, por terminar la glosa, me da un poco igual, más todavía con la edición minúscula que tenemos en castellano. Por mi parte, los editores pueden freírse un pimiento.
Comprobaré lo del bartitsu tranquilamente (esta semana estaré prácticamente sin internet), y haré algo al respecto. ¡Gracias, de nuevo!
Un fuerte abrazo (e investigaré eso de que Bolan era descendiente de Wentworth),
alberto lópez aroca

Bully

Bully dijo

Great post! (I had to read it in Google translate, so any subtleties that I may have missed are probably not your fault but mine for being a little bull who doesn't speak Spanish!)
You might enjoy the Pendleton intro to The Hound of the Baskervilles here (you may have to click on the image to make it big enough to read.) Enjoy!

sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Dear Mr. Bully:
Wow! Many thanks for this link to Pendleton’s introduction! I think I´ll make a translation into English of my own Bolan-Holmes pastiche, “Carnicería en el Matilda Briggs” (that would read “Matilda Briggs Slaugter”).
With your kind permission, I´m linking the Pendleton’s text in this post, Mr. Bully.
Regards from Spain, and wellcome to this Cuaderno de Bitácora del Matilda Briggs (Matilda Briggs’ Binnacle Book),
Alberto López Aroca


Naxo Fiol

Naxo Fiol dijo

Hola, soy Naxo Fiol del blog "Aquí Vale Todo", donde has dejado un enlace a este artículo en la escueta entrada que yo le dediqué a "Mack Bolan".
Más que nada quería agradecerte el aviso y felicitarte por este interesantísimo texto repleto de datos que desconocía!. Y el vídeo, que no tiene precio!.
Un afectuoso saludo.


sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Muchas gracias, amigo Naxo. Di con tu blog buscando información en castellano sobre Bolan, y si pensaba que los holmesianos somos una especie en peligro de extinción, te diré que los bolanianos somos directamente "selectos" (y aquí no hablo de los muchachotes de ese increíble e imposible vídeo).
Procedo a enlazar tu bitácora, y date una vuelta por aquí cuando te apetezca.
Estás en tu casa.

Un abrazo,
Alberto López Aroca


Naxo

Naxo dijo

Se agradece!. Saludos.

Johny Malone

Johny Malone dijo

Excelente entrada sobre Bolan y Pendleton.
(las imágenes de esta entrada son de mi blog, próximamente incluiré más)
Para más información: http://unaplagadeespias.blogspot.com/search/label/PE%20MACK%20BOL...


sherlockholmes

sherlockholmes dijo

Muchas gracias, agente Johny Malone. Me alegro de que le haya gustado la entrada. Puedes encontrar más imágenes de Mack Bolan y de todas las subseries en www.mackbolan.com
Saludos, y felicidades por su increíble blog sobre espías literarios,
Alberto López Aroca

No hay comentarios:

Publicar un comentario